Glenfarclas, treinta años de maduración para un whisky eterno

Con motivo del Día Internacional del Whisky (el pasado 20 de mayo), Glenfarclas, la última destilería familiar que queda en la prestigiosa región de Speyside (Escocia), lanza su nuevo Glenfarclas Highñand Single Malt 30 años, ahora con un diseño y presentación más premium.

Criado en las barricas de Jerez propiedad de George S. Grant, Glenfarclas Highland Single Malt 30 años renace con un nuevo packaging con aires de inmortalidad. La nueva botella se presenta en una caja de madera roja diseñada especialmente, que recrea las icónicas puertas de los míticos almacenes "dunnage" de la destilería.

Vestido con un precioso color oro oscuro, en nariz combina aromas muy complejos de pastel de frutas al horno con notas malteadas, fuertemente ajerezadas, dando forma a este whisky eterno, En paladar transmite un sabor de jerez, cognac, brandy, fruta, frutos secos, mazapán y pastel. El final es exquisito con un sabor real a chocolate quemado detrás del paladar. Glenfarclas Highland Single Malt 30 años es un whisky exquisito, buscado por amantes del whisky y coleccionistas por igual.

Glenfarclas, una de las pocas destilerías en Escocia aún en manos de una sola familia, actualmente la sexta generación, es la última que todavía utiliza las barricas de Jerez para envejecer la mayor parte de sus whiskies.

PVP: 550 euros