Codorníu Reina María Cristina, un paseo por la historia

En el mundo del cava ha habido grandes protagonistas y Codorníu es uno de los más importantes al haber escrito algunas de las páginas más relevantes de la historia de estevino espumoso. Desde que se elaboraron las primeras botellas de cava en Sant Sadurní d’Anoia, Codorníu siempre ha puesto su espíritu innovador al servicio de la calidad de sus productos.

 En sus 450 años de historia, Codorníu ha protagonizado los siguientes hitos históricos: En 1872, Josep Raventós se erigió como uno de los padres del cava, al elaborar las primeras botellas de este espumoso en España.
 
En años posteriores, su hijo, Manuel Raventós, fue el gran impulsor de la naciente industria del cava. Entre 1895-1915, contrató al conocido arquitecto Josep Puig i Cadafalch para construir las actuales cavas Codorníu en Sant Sadurní d’Anoia. Unas cavas, de puro estilo modernista, que fueron declaradas Monumento Histórico Artístico Nacional en 1976.
 
En 1897, Codorníu recibió el título de “Proveedor de la Casa Real Española”. Desde entonces, elabora una reserva especial y única para el Palacio de la Zarzuela.
 
Durante esos años, Codorníu realizó sus primeras exportaciones a Cuba y Argentina. Hoy en día, exporta sus cavas a casi todo el mundo. Codorníu ha sido y sigue siendo, un gran impulsor en el terreno enológico ya que introduce mejoras constantes en la elaboración de sus cavas.
 
Pero si en algo destaca Codorníu, es en haber sido capaz de marcar tendencias en la adaptación de variedades de prestigio mundial para elaborar cavas de gran calidad en España: En 1984, Codorníu lanzó Anna de Codorníu, el primer cava elaborado con la uva Chardonnay en el mercado español. La variedad Chardonnay aporta matices suaves y frescos al paladar y da cavas vivos y ligeros. También ofrece cavas más compensados, frescos y aromáticos.
 
En 2001, Codorníu presentó el primer cava rosado monovarietal de Pinot Noir. Un cava innovador que ganó el Premio Innoval y que fue el gran impulsor de los rosados de calidad en la región, los cuales sufrieron una revolución durante los años posteriores. Actualmente, Codorníu está inmerso en una auténtica revolución enológica y vitícola que dará sus frutos en los años venideros. La primera gran novedad nos llega en este 2010: el primer Blanc de Noirs, un cava blanco elaborado esencialmente con la variedad tinta Pinor Noir.
 

Codorníu Reina María Cristina Blanc de Noirs

 
Codorníu ha elegido el cava Reina María Cristina, hasta ahora elaborado básicamente con la variedad Chardonnay, para que sea el abanderado de la Pinot Noir. Reina María Cristina, se lanzó en 1997 para conmemorar los 100 años de relación con la Casa Real: en el año 1897, la Reina Regente Mª Cristina concedió a Codorníu el título de “Proveedor de la Real Casa”. Durante todos estos años se ha convertido en un cava emblemático para el sector debido a los numerosos premios recibidos y al reconocimiento de los críticos. Por este motivo, y por representar a la propia historia de la bodega, Codorníu ha decidido relanzarlo este 2010. Nace así el primer cava blanco con la uva tinta Pinot Noir. Nace una joya para los paladares más exigentes.

 

Nace Codorníu Reina María Cristina Blanc de Noirs.

 
Un conocimiento único en España de la variedad Pinot Noir La variedad Pinot Noir es una de las más difíciles de cultivar debido a su delicadeza. Tiene una piel muy fina y sólo se adapta bien a unas determinadas condiciones climáticas y de terroir. Requiere mucha atención por parte de los viticultores pero la recompensa es excepcional.
 
Hace más de 25 años, Codorníu apostó por esta variedad eligiendo, en 1985, aquellas zonas que mejor se adaptaban a la Pinot Noir. Optó por zonas continentales, donde el contraste entre la noche y el día es muy acusado, un aspecto que favorece el mantenimiento de los aromas. También por suelos franco-arenosos y muy pobres, para evitar excesos de vigor. Actualmente, los viñedos de esta variedad se encuentran en una edad ideal, en la que las raíces son más profundas y la estabilidad de la planta ofrece una compensación de carga aromática y acidez.
 
Hoy en día, el conocimiento que tiene Codorníu sobre la Pinot Noir es único en España. Para elaborar Reina María Cristina Blanc de Noirs, los técnicos seleccionan las mejores parcelas de entre todas las hectáreas de esta variedad que tiene plantadas en propiedad. Gracias a la experiencia acumulada, el resultado es un cava de carácter joven, con una gran estructura y una notable potencia aromática de fruta excelente.
 
Aires nuevos en el mundo del cava En un mercado que demanda continuamente novedades, el lanzamiento de Codorníu Reina María Cristina Blanc de Noirs es una revolución. Lo que aporta este cava de Pinot Noir al sector no puede pasar desapercibido. Una variedad, que con la elegancia y la delicadeza que la abandera, nos ofrece unos matices organolépticos únicos:

  • Al color dorado típico del cava, se le suman matices púrpuras.
  • La burbuja es extremadamente fina, delicada y bien integrada, provocando una espumabilidad muy persistente y una corona uniforme.
  • Los aromas son de lo más complejo que se puede encontrar en un cava: a las notas de flores blancas se le suman los matices de frutas rojas. Es un cava de contrastes ya que no esperamos encontrar aromas a ciruelas, fresas o grosellas en un espumoso de color blanco.
  • Más allá de la paleta de aromas que ofrece, donde destaca y se hace emblemática la variedad Pinot Noir, es en su delicadeza y su finura.
  • En boca, los aromas primarios nos invaden, mientras que las burbujas ocasionan una explosión que nos recuerdan a frutas rojas y a la juventud que hemos encontrado en nariz.
  • Reina María Cristina Blanc de Noirs es un cava cremoso, complejo y con una bien entendida estructura. Tiene una entrada potente y el postgusto es largo y notablemente fresco.

 

¿Cómo se elabora Codorníu Reina María Cristina Blanc de Noirs?

 

Blanc de Noirs significa: blanco de tintas, es decir, cavas blancos elaborados con uvas tintas. Por norma general, las uvas tintas tienen la pulpa blanca, ya que es la piel la que aporta el color. Por esta razón, elaborar un cava blanco con una uva tinta tiene muchas dificultades, pero también hay una gran recompensa; ya que el resultado es un cava delicado, fino y muy sutil.
 

El proceso de elaboración de nuestro cava blanco de uvas tintas está minuciosamente controlado:
  • ·Antes de la vendimia, se hace una cuidada selección de las mejores uvas de Pinot Noir.
  • La vendimia es nocturna para evitar las altas temperaturas y evitar fermentaciones prematuras.
  • Tras un transporte muy rápido a la bodega, la uva se baja a 10ºC y, así, se evita que el mosto se tinte, pues la piel no se desprende de su color. Este es un aspecto crucial para elaborar un Blanc de Noirs.
  • A continuación, se lleva a cabo un prensado suave para garantizar que sólo se extraigan los mejores mostos. El prensado se detiene inmediatamente cuando el mosto empieza a salir teñido.
  • La fermentación se lleva a cabo a una temperatura controlada de entre 15º-17ºC para extraer todo el potencial aromático de la uva.
  • Se vinifican las parcelas seleccionadas por separado, en tanques pequeños, para luego elegir la mejor proporción de cada uno de ellos en la elaboración del cava.
  • Finalmente, las botellas pasan a las cavas subterráneas (a una temperatura constante de 17ºC) dónde tiene lugar la segunda fermentación seguida de un período de crianza en contacto con las lías de las levaduras durante un mínimo de 18 meses. Este período le aporta al cava un equilibrio perfecto entre juventud y madurez.