El corcho, Historia, paisaje, calidad y cultura mediterránea

Que no existe suficiente cantidad de corchos para tapar todos los vinos que se producen en el mundo es totalmente falso


No se si se han enterado de lo que le ha pasado a los vinos del famoso productor y cineasta Francis Ford Coppola (noticia de:  Lanacion.com), y es que resulta que embotelló toda una partida con el tapón de rosca, siguiendo un poco la moda impuesta en Australia y California, según los entendidos a los que les ha pasado como a los economistas con la crisis, ninguno ha acertado nada, excepto cuando ya ha pasado.

Pues bien siguiendo las pautas de estos entendidos, este señor taponó sus preciadas  botellas con el “tapón de rosca”, tapón que en algunos vinos según parece ha dado resultado, pero que como se ha demostrado está lleno de fallos.

El Señor Coppola, como digo embotelló toda una colección de vinos de uvas y viñas internacionales, en unas botellas de diseños muy atractivas ( Enciclopedia Wines) , y que es lo que les ha ocurrido a estas botellas, pues bien resulta que los vinos se han oxidado y estropeado, debido que  con este tapón existían espacios por donde ha entrado el oxigeno y “vino echado a perder”…..si toda la cosecha y hablamos de 55.000 cajas de 6 botellas (685.000 doláres).

El tema está en los tribunales y ya veremos, porque la verdad es que es bastante grave.
Hasta ahora siempre le hemos achacado al corcho todo el tema del “Bouchonne”, TCA (tricoloanisol), etc, o sea el famoso “gusto a corcho” y en una parte de los casos es verdad, aunque otra viene, como se ha demostrado de algunos temas sobre la higiene y lavado de las bodegas con productos clorados, etc.

De una forma o de otra la incidencia del gusto a tapón por parte del corcho es cada día más escasa, llegando a porcentajes de muy pocos por mil, cada día menos.

Pero la incidencia del tapón de rosca, como podemos ver ha sido desastrosa.
Yo no quiero poner ni quitar nada, sólo me guío por la realidad y los hechos consumados.
Creo que esto me da la razón, que aunque respetando la forma de que cada uno quiera cerrar su botella yo creo que nosotros tenemos la obligación moral de defender el corcho.

Porque amigos……..esa historia que ha venido de Australia y que dice “ que no existe suficiente cantidad de corchos para tapar todos los vinos que se producen en el mundo es totalmente falsa”

Esta información se puede pedir a la industria del corcho o a los organismos que la representan como el ICS, AECOR, etc.

Nosotros somos, como dice la canción de Joan Manuel Serrat………..mediterráneos y estamos obligados a defender un ecosistema muy frágil que nos da, además del corcho, el jamón ibérico y sus embutidos, innumerables quesos de oveja (torta del casar y otros), carnes como la raza retinta y avileña, trufas, etc.

Defender el bosque mediterráneo es defender muchos puestos de trabajo, es defender productos muy nuestros, es defender parte de nuestra historia, de nuestro paisaje, de nuestra economía……..en definitiva de nuestra razón de ser. Ya se arrancaron en la década de los 60 demasiadas hectáreas de encinas para plantar olivos, y ante esto no hago ningún tipo de crítica, porque muchos pueblos pudieron comer gracias a la producción de aceite, si no porque aunque el bosque mediterráneo esté protegido no deja de ser un bosque en peligro de extinción.

Corcho y más corcho para nuestros tapones, es lo que se piensa desde la sumillería española.

Incluso a la hora del servicio, porque aunque la apertura de una botella sea un acto mecánico, cuando existe un tapón de corcho tiene un punto de encanto, incluso de magia, tanto en vinos tranquilos como en espumosos,  es mi opinión y puedo garantizar que la de la inmensa mayoría.

Desde el Ampurdán hasta Cádiz y desde Murcia hasta Portugal, sin olvidar Extremadura, Castillayleón, el centro, etc nosotros producimos corcho y tapones de corcho tanto de una sola pieza como de varias, de aglomerado, etc.

Si el Señor Coppola encargo a sus enólogos la producción o elaboración de grandes vinos de diferentes lugares del mundo, no pensó en poner el mejor producto demostrado para tapar una botella de vino y sobre todo si se consideran grandes y esto queridos amigos, es el tapón de corcho, esto demuestra que estuvo mal aconsejado o se dejo llevar por modernidades o intereses industriales. Porque si un monje decide tapar sus botellas con este producto noble desde sus inicios y este sistema perdura hasta nuestros días es que como mínimo funciona y funciona bien.

Gran error, pero también de los errores es de lo que más se aprende.